DIREC EQUIPO

Deja un comentario

DIRECCIÓN DE EQUIPO Y MOTIVACIÓN, ¿se pueden entender una sin la otra?.

   Cuando a uno le dan la responsabilidad de gestionar un grupo lo primero que siente es una gran alegría porque tienes ante tí un nuevo reto, un grupo de jugadoras con enorme ilusión y dispuestas a conseguir objetivos ambiciosos. Pero, las diferentes experiencias vividas con otros grupos te acercan a la realidad y sabes que no va a ser tarea fácil, por eso es importante reflexionar sobre la manera de resolver las diferentes situaciones que se te han ido presentando en tu carrera deportiva y no siempre actuar de manera sistemática. Están los entrenadores que no exteriorizan nada pero son directos en sus indicaciones, los que gritan y dan muchas indicaciones, los que viven el partido como una jugadora más y sinceramente todavía no sé cuál es la mejor, aunque si tengo claro que con la que el grupo reaccione es la mejor de todas.

   Es fácil decir que hay que motivar al grupo pero qué pasa “cuando se pierde el primer partido de la final a 5 en tu pabellón y con tu público , tu equipo ganaba 2-0 ,pierdes 2-3 y al día siguiente tienes reunión de video para jugar por la tarde” . La gran pregunta es ¿cómo se motiva un entrenador? ¿cómo encontrar esa fuerza que haga que no te afecten los resultados negativos?¿cómo sabe un entrenador si va en la línea correcta?.Encontrar respuestas es complicado pero el día a día con el grupo te facilitará mucho el camino.

   No me gusta vivir del pasado pero si aprender de tiempos pasados porque eso te hace ver cada temporada y cada grupo de trabajo con diferentes expectativas y no caer en el error de que tienes parte del trabajo hecho. A lo largo de mi carrera profesional he tenido la gran suerte de entrenar grupos que aspiraban a ser campeones, grupos que luchaban por no descender, categorías inferiores y la experiencia me dice que: “Nunca des por hecho lo que parece evidente” y eso te hará estar en constante estado de alerta.

   La primera vez que te pones delante de un grupo tienes que estar convencido de lo que quieres conseguir y el grupo así lo tiene que sentir. Tú, como entrenador estas dispuesto a dar todo lo que tienes y ellas como jugadoras a identificarse con el proyecto. A partir de ese momento empiezas a centralizar tus esfuerzos en convencer a las jugadoras sobre la línea de trabajo que queremos seguir.

   No podemos olvidar el conflicto de intereses que existe desde el inicio ya que: están las jugadoras que se saben titulares, las que quieren tener su oportunidad de poder jugar, las que de antemano asumen su rol de suplencia y los técnicos que son los “malos” porque las van a hacer trabajar. Todas estas situaciones tienes que conocerlas porque te generan diversos estados anímicos que influyen en el comportamiento y en la forma de abordar los problemas que irán surgiendo durante la temporada.

   Mi primer gran objetivo es hacerles ver que los entrenadores somos parte del grupo trabajo y entre todos podemos lograr las metas que nos propongamos y el segundo gran objetivo es que todas ellas son válidas y tienen una responsabilidad para y con el equipo.

   Por eso para mí uno de los pilares en la dirección de equipo es la confianza y el respeto recíproco. El entrenador tiene la última palabra pero la jugadora es importante y hay que escucharla porque te puede hacer reflexionar, no condicionar, sobre muchas de las decisiones que se toman. En mi forma de entender el voleibol la confianza hacia las jugadoras es total independientemente de su nivel técnico, y siempre pretendo que no se pongan límites porque les hará ser mejores, aunque eso solo se consigue si se trabaja conjuntamente. Siempre me he puesto como Meta que las jugadoras sientan la derrota como el principio de la mejora porque te hará más fuerte.

   Cuando a uno le piden que hable de la motivación personal, qué le hace entrenar a un equipo, sólo necesita que haya una pelota y un grupo de jugadoras que tengan ilusión, ambición y espíritu de sacrificio que las haga mejorar día a día. El entrenador es siempre el que tiene que estar motivado porque se va a ver reflejado en el grupo.

   Personalmente mi motivación no pasa por el resultado, que es necesario para reafirmar tus propuestas, sino en la evolución tanto individual como colectiva de las jugadoras, dándole más importancia al juego colectivo.

   La mayor satisfacción que puede tener un entrenador es diseñar un modelo de juego y ver como progresivamente durante la temporada se va acercando a ese planteamiento inicial.

   Como conclusión final decir que el Voley es una cuestión de sentimientos y yo me incluyo dentro de ese grupo de apasionados de este deporte. También creo que en los momentos difíciles en los que te sientes un poco perdido y necesitas enderezar tu rumbo hacia una dirección que tenga sentido tienes que encontrarla en EL EQUIPO que es como una gran familiaque siempre esta cuando lo necesitas.

   Cada entrenador tiene su propia personalidad y como tal existen miles de formas de motivar y de gestionar los grupos con el único fin de obtener siempre el mejor desarrollo posible.

   Con estas líneas he intentado resumir algunas formas de actuación que he seguido para gestionar diferentes grupos donde los objetivos eran dispares y cuyo funcionamiento depende de las jugadoras que ante todo son personas y tienes que tratarlas como tales.

   Agradecer a Juan Diego la oportunidad que me brinda de poder hablar de voleibol y desearle mucha suerte en su nueva aventura cibernauta y deportiva.

Pascual Saurín.   

Entrenador UCAM Voley Murcia

2º entrenador Selección Española Absoluta Femenina

ANDREA ANASTASI Y LOS CAMPEONES DE EUROPA 2007.

   Pasados más de cinco años desde aquel 16 de septiembre de 2007 en Moscú….Dedico esta reflexión, mi pequeño homenaje y mi más profunda admiración hacia Andrea, su equipo técnico y TODOS LOS JUGADORES.

   “El liderazgo es la capacidad de influir en las actividades de un grupo organizado para conseguir sus objetivos” (Murray, 1986).

 

   Vince Lombardi, famoso entrenador de fútbol americano de origen italiano, considerado uno de los mejores entrenadores de la historia, dijo muy acertadamente: “Los líderes se hacen, no nacen. Se hacen de esfuerzo, que es el precio que todos nosotros tenemos que pagar para conseguir objetivos que valgan la pena. No es fácil ser un líder efectivo, se necesita trabajar mucho para ganar la confianza del equipo y conseguir entender las motivaciones de cada uno de los jugadores”.

   ANDREA ANASTASI supo motivar y ejercer un liderazgo preciso, potenció los puntos fuertes y minimizó los débiles, es la clave de un buen gestor de grupos.

   Desde que conocí a Andrea, encontré un hombre apasionado por su  trabajo, a una persona con gran humildad, a un gran motivador y sobre todo una persona con las ideas muy claras…centrando el foco de  atención en lo esencial.

   Cuando asumió las riendas del equipo, se propuso; trabajar mucho en lo táctico, mucho en lo técnico, mucho en lo físico y cómo no en la fuerza mental de cada uno y del equipo.  Pero además supo llegar al corazón de cada uno y como Miguel Ángel Falasca decía en su entrevista de “el sexto set”… A TODOS NOS CRECIÓ EL CORAZÓN… y  consiguió con la ayuda de todo su grupo técnico ayudar a las personas a conseguir las metas propuestas.

   El equipo jugaba con el corazón; yo sé y la gente vio que cuando alguien  entrega su alma en los entrenamientos y en los partidos, que lucha, que se esfuerza generosamente, que no da un balón por perdido, que no abandona aunque las cosas se pongan feas…entonces se siente identificada con esa persona, porque luchar es algo que está al alcance de todo el mundo. Y cuando ese sentimiento de identificación lo genera todo un equipo, el público se siente literalmente en el campo. Es un aliento especial que te impide jugar mal….porque son demasiados corazones jugando juntos.

   Talento y corazón son necesarios para tener un equipo campeón. El talento tiene que  desarrollarse en los entrenamientos y, finalmente, mostrarse en el partido una y otra vez.

   Jugar con el corazón te hace sentir especial, el tiempo desaparece y tienes la sensación de estar fluyendo. La sensación de esfuerzo no es la misma, es como si desapareciese la fatiga. Sólo sientes la pasión por el juego y ello comporta una total fusión con el partido. Para ganar hay que luchar, muchas veces sufrir cuando las cosas no salen bien, ser disciplinado y jugar en equipo, entregarse, esforzarse… liberarse del ego y fundirse en el equipo. Caerse y levantarse con más fuerza cada vez, porque por mucho talento que tengas, siempre habrá momentos en que las cosas se tuerzan, en que no salgan como querrías. En esos momentos surge la incertidumbre y pueden ocurrir dos cosas: que te bloquees, aflojes y pierdas o que te sobrepongas y entres de nuevo en el partido con más fuerza. ESO ES CORAZÓN. Talento y corazón son las dos caras de una misma moneda para la grandeza.

   “Las batallas se ganan en el corazón del hombre, una vez que has ganado su corazón, te seguirán a cualquier parte”. (V T Lombardi).

   Reconozco que Andrea instauró una forma de dirigir que caló de manera muy positiva en todas las personas que trabajaron con él, en las que se acercaron a él… “El liderazgo de Andrea es un liderazgo elegante porque traslada todo el potencial a sus jugadores, les hace ser partícipes, responsables y decisivos, colocándose en un segundo plano sin perder autoridad”.

   “Habla de emociones y transmite paciencia”. La paciencia, sin duda, es una de las grandes virtudes del técnico italiano. Controlar tus emociones es controlar tu vida. Si en situaciones de tensión no meditas metes la pata. Y con su paciencia siempre sale ganando, sabe qué es lo mejor”.

   Conceptos como la empatía o la inteligencia emocional son evidentes en Andrea. Ahora se acabaron los tiempos del “ordeno y mando”. Si un líder no es humilde probablemente fracasará, porque tiene que saber que todo el potencial está en el otro. Debe saber ponerse en la piel del otro.

   El trabajo en equipo es una de las máximas de Andrea. Se comunican fácilmente y con humor, hasta crear un ambiente relajado. En ese sentido, “el equipo Nacional dio una lección permanente de trabajo en equipo”.

   ¿Cuáles han sido y son en mi opinión las claves de su éxito y nos podemos aplicar a nuestro equipo, a nosotros mismos o a nuestras organizaciones?:

1ª    Ambición: La ambición de querer ganar, de querer mejorar, las ganas de ser protagonistas, de saber que el destino nos pertenece y lo marcamos nosotros. “Los dos grandes capitanes del equipo, (Rafa Pascual y Miguel Falasca) tenían muy presente lo sucedido en la misma competición dos años atrás, (se perdió la semifinal con Rusia en el 5º set ganándolo 13-10). La acción, por delante de todo. LA  AMBICIÓN POR SUPERARNOS.

2ª    Pasión: Conocí al “Nano” (Andrea Anastasi) como jugador, jugamos en contra en varias ocasiones, tanto a nivel de clubs como con Selección Nacional. Jugador apasionado. Es evidente que Andrea contagia de su pasión, de sus ganas a sus jugadores. LA PASIÓN CONVENCE. Recuperando declaraciones de Kike de la Fuente: “El carácter y la pasión de Andrea cuentan mucho para poder levantarnos”.

3ª    Poner el foco en lo esencial: Partido a partido. Como diría Proust, cuando no mides lo que quieres, acabas queriendo lo que mides. Trabajo y resultados.

4ª    Equipo, equipo, equipo; Para Andrea “todos cuentan, todos participan, todos contribuyen, todos aportan, todos juegan”… No olvidemos que debajo de cada deportista hay una persona que busca vivir y ser feliz. Estar todos unidos por una causa.

5ª   Marcar el camino a seguir: Nuestra Misión. Andrea es un número uno, fue nuestro hombre, el que nos guió el camino. Él y su equipo técnico. Sabíamos que lo que valía para él es el grupo y todos correspondimos muy bien a lo que nos pidió, volcados en el trabajo y creyendo en lo que nos dijo. Se llama Liderazgo: marcar la pauta, creer en él. No hay líder sin equipo ni equipo sin líder.

6ª    Disfrutar: Creer en nuestros jugadores, son seres extraordinarios. Disfrutar es la base del talento. (trabajo+talento=disfrute). Disfrutar jugando a voleibol, como hizo nuestro entrenador cuando estuvo en el campo.

7ª    Orgullo: de ser, de estar, de pertenecer, de creer en vosotros. El sano orgullo es la clave de la eficiencia, (hacer lo que hay que hacer –pero no otra cosa- con los menores recursos posibles). Después de la Final de Europeo de 2007, Andrea apuntó: “Me siento orgulloso de mis jugadores”

8ª    Compromiso: Cuando un equipo va detrás de una idea, se compromete  con esa idea; “el camino es mucho más simple”. Proyecto y energía para llevarlo a cabo.

9ª    Hechos, no palabras: “Valen los hechos, no las palabras”. Lo ha seguido demostrando en Italia desde que nos dejó (2008-10) y lo continua haciendo en Polonia (2010-12). Tres medallas en cuatro de las más importantes competiciones del voleibol mundial. Las palabras sin hechos son promesas vacías.

10ª   Ser ejemplo a seguir: es uno de los componentes fundamentales del liderazgo.

   Tenemos que admirar el trabajo de Andrea, de líderes como él. Mirarnos en él. Analizar nuestra ambición, nuestra pasión, nuestro foco, nuestro equipo, nuestro camino, nuestro disfrute, nuestro orgullo, nuestro compromiso, nuestra gente, nuestros hechos,  para ser mejores líderes cada día, mejores entrenadores cada día.

   GRACIAS ANDREA POR TODO LO QUE DEJASTE PARA LA HISTORIA DE NUESTRO DEPORTE. PERO GRACIAS POR TODO LO QUE NOS HAS DEJADO EN LOS CORAZONES.

   Entretanto, Juan Diego, los que amamos el voleibol y te admiramos, te damos las gracias y deseamos la mejor de las suertes en tu nueva aventura deportiva, por ser un entrenador tan valiente y tan apasionado.

Venancio Costa Monge

Campeón de Europa´2007

(2º entrenador)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: