Sexta entrada. Sixth post.

Deja un comentario

6 de junio de 2013 por vbjuandiegog

Nuestro nuevo columnista ha podido tratar a las mejores jugadoras del mundo, lo cual muestra su valía como profesional. Entre otras ha trabajado con Glinka, Fofao, Kilic, Venturini, Kim Yeon-Koung, Paula Pequeno, Prisilla Rivera, etc.

 

PREVENCION DE LAS LESIONES EN EL VOLEIBOL

   Para hablar de la prevención de las lesiones, lo primero que deberíamos intentar esclarecer es el significado de los estados de salud y lesión, antes de comenzar a intentar arrojar un poco de luz al concepto de “prevención”.

   En el deporte de élite o alto rendimiento existe una delgada linea entre la salud y la enfermedad; entre el óptimo estado de forma y la lesión. Esto esta ocasionado básicamente por la alta carga de estrés estructural al cual esta sometido el cuerpo de un deportista profesional a diferencia de los individuos sedentarios o que realizan actividad física de manera moderada.

   Esto último seguramente no sorprende a nadie; de todos es conocido que el deporte de alto nivel genera lesiones de todo tipo, especialmente a lo que se refiere en el sistema musculo-esquelético. Articulaciones, músculos, tendones, ligamentos son los primeros en dar la voz de alarma cuando “ nos pasamos de la raya” . Y es aquí donde hay que matizar e intentar explicar que significa sobrepasar el umbral de la “salud-lesión”, que quiere decir cruzar la linea que desemboca en el dolor y en la incapacidad de adaptación a un esfuerzo.

   No obstante, este concepto es mucho más amplio de lo que parece, y no se reduce unicamente a cuantificar un nivel “x” de entrenamiento, de horas o minutos semanales, o de numero de saltos o de numero de kilos que se mueven en el gimnasio. Este concepto debería ampliarse con otros matices, factores o estrés de otro tipo que afectan al deportista; como son los estados emocionales, la “carga química” o el “ nivel energético”. Puede parecer algo complicado de entender a simple vista pero seguro que serán capaces de reconocer alguna de las situaciones que a continuación voy a describir.

   ¿ Cuantas veces un mismo tipo de entrenamiento a dado resultados diferentes en diferentes atletas ?, y esto ¿ a que es debido? Claro, de todos es sabido que cada persona o deportista es particular y diferente; y reacciona de diversa manera a un mismo nivel de estrés físico.

   Pero y ¿ por que el mismo entrenamiento que jamas había generado ningún problema en un mismo atleta, ahora lo produce sin existir un motivo aparente ?   ¿ por que la idéntica sesión de pesas; porque el mismo numero de saltos y ataques; porque el mismo numero de sesiones semanales; ahora provocan un “estado de lesión” en un deportista?

   La clave para comprender estos estados es el hecho de que el deportista como persona es un ser “holístico”, esta compuesto de una parte estructural o física, una parte química, un lado emocional y otro energético; es un todo que no solo se reduce a un cuerpo que se puede programar como si fuera un autómata, no es una máquina que se pueda encender o apagar así sin más. Se debe ampliar el punto de vista de lo que significa enfermedad o lesión.

   El deportista esta sometido pues a un conjunto de cargas o estrés en cada una de estas cuatro partes que lo componen:

ESTRES FISICO + ESTRES QUIMICO + ESTRES EMOCIONAL + ESTRES ENERGETICO

   Cuando el sumatorio de estos cuatro tipos, o de un par de ellos o de uno solo de ellos, sobrepasa la capacidad de adaptación del cuerpo, es entonces cuando se traspasa la linea de la salud y aparece la lesión.

   Pasemos pues a describir que entendemos por;

Estrés físico: hace referencia a toda la carga de trabajo que supone el entrenamiento diario, es decir,

esfuerzo físico de sesiones de pesas, de balón y todo lo que supongan movimientos repetitivos que afecten o tengan una incidencia directa en el sistema muculoesquelético básicamente.

Estrés químico: se trata de las carencias o excesos nutricionales, de las intolerancias alimenticias, de hiperoxidación celular, de estados del ph general del cuerpo, deshidratación; en definitiva todas estos factores que pueden provocar un mal funcionamiento de las reacciones metabólicas y fisiológicas del organismo.

Estrés emocional: nos referimos a todo el estado psicoemocional que envuelve al deportista a diario, ya que no podemos olvidar que se tratan de personas con sus emociones, sentimientos, que viven y desarrollan su actividad en un entorno sociocultural que afecta para bien o para mal.

Estrés energético: son los hábitos de vigilia y sueño, el no descansar las horas adecuadas durante las que se debe hacer. Levantarse y acostarse a las horas que corresponde.

   El estar sometido a campos electromagnéticos en nuestra zona de reposo; teléfonos móviles, antenas de telefonía y de alta tensión, excesivo cableado eléctrico alrededor de la cama, corrientes de agua.

   El cuerpo humano esta compuesto alrededor del 60% de agua, el cual es muy susceptible de sufrir variaciones negativas en su normal funcionamiento metabólico cuando se expone en exceso a dichos campos electromagnéticos.

   ¿ COMO REBAJAR EL NIVEL DE ESTRES ?

   Esta sería la pregunta “clave”, como reducir el nivel de estrés en cada una de sus facetas.

-.Tal vez, la mas sencilla de todas sea la del control de la carga de trabajo a nivel estructural:

-.Control del estrés estructural:  

   .Contabilizar el numero de sesiones de entrenamiento, horas de trabajo físico, numero de saltos y ataques.

 .Control del numero de sesiones de pesas, cantidad de kilogramos levantados,programas individualizados para cada atleta y de trabajo preventivo de puntos claves como hombro , rodilla , espalda.

   .Calentamiento y vuelta a la calma “de calidad” antes y después de cada sesión de entrenamiento.

   .Análisis biomecánico y postural del deportista para conocer puntos fuertes y débiles de su estructura anatómica, así como de las zonas corporales con mayor posibilidad de lesión.

   Posiblemente esta sea el área en la que entrenadores, preparadores físicos y fisioterapeutas tengan una mayor capacidad de actuación. Además la reducción solo del estrés estructural ya va suponer una gran ayuda en lo que se refiere a la prevención y rehabilitación de las lesiones.

-.Control del estrés químico:

   .Una dieta adecuada al deporte y a cada situación particular a la que se esta sometido en los diferentes momentos de la temporada.

 .Fundamental una correcta hidratación antes, durante y después del entrenamiento; músculos tan importantes como el psoasiliaco estan relacionados directamente en su funcionamiento con la falta de hidratación por ejemplo.

   .Test de intolerancias alimenticias para conocer que alimentos son los que nos van bien o no; cada individuo es diferente y los alimentos afectan de diferente manera a cada deportista. Sencillamente basta a veces con sentir que comidas nos hacen sentirnos más activos, o al contrario apagados y faltos de energía. También que alimentos se digieren con facilidad y que otros nos hacen tener digestiones pesadas por ejemplo.

 .Una correcta suplementación alimenticia, oligoelementos, vitaminas, antioxidantes, aminoácidos esenciales, proteínas etc; siempre personalizada en función de cada momento de la temporada y de las sensaciones también del deportista.

-.Control del estrés emocional:

   Es de todos conocido como las emociones pueden afectar y cambiar incluso el estado fisiológico de las personas. Existe una relación directa entre mente y cuerpo, entre sentimientos y reacciones corporales, entre emociones y motivaciones que desembocan en diferentes respuestas del organismo. Probablemente esta sea la faceta mas “subjetiva” y difícil de cuantificar, es complicado saber hasta que punto nos afecta físicamente un trauma determinado, como se somatiza una situación de angustia que se este sufriendo, una preocupación que no desaparece, etc. El poder tener algunas herramientas personales para reducir dicho estrés pueden ayudar en gran medida, no solo a mitigar sino incluso a potenciar las capacidades personales y el rendimiento del ser humano.

   .Existen múltiples técnicas que ayudan a disminuir el nivel de estrés emocional, como la PNL ( programación neurolingüistica) , EFT ( emotional freedom technics ) , psicoanálisis, hipnosis, meditación, etc.

   Son fundamentalmente tratamientos que se basan en hacer consciente a la persona de los problemas que le están afectando, para poder tener un control psicoemocional sobre ello.

. Control del estrés energético:

   .Mantener un buen ritmo de sueño-vigilia y a las horas adecuadas. Se debe prestar atención a no acostarse demasiado tarde y a no despertarse también muy tarde. Lo mas adecuado sería hacerlo con la salida y la puesta del sol para mantener una correcto funcionamiento de los ritmos circadianos.

   .Evitar campos electromagnéticos innecesarios cerca de nuestra zona de reposo, como cables de la luz, tuberías de agua, antenas de telefonía, electrodomésticos, teléfonos móviles, etc.

   .Evitar vivir en zonas geopáticas; es decir, en puntos geográficos con una alta concentración en minerales que favorecen la presencia de campos electromagnéticos exagerados, etc

   En definitiva, prestando atención a cada una de estas partes que afectan al deportista, podremos rebajar su nivel de estrés global e incluso incrementar los limites de adaptación del cuerpo humano y, como resultado, reducir el nivel de lesiones.

   Para concluir, hay que dejar claro el siguiente concepto fundamental acerca de la prevención y es el del origen del estrés. ¿Que quiere decir esto? pues que lo mas importante y más difícil es saber de que clase de estrés estamos sometidos en un momento dado o en el que aparece una lesión.

   Pongamos un ejemplo, un deportista puede hacer un plan de prevención de lesiones a nivel físico perfecto, con un excelente programa de pesas, trabajos complementarios, controlando las horas de entrenamiento, minimizando al máximo el impacto estructural..pero si esta sometido a un gran estrés emocional por alguna razón y no es capaz de asimilarlo; esto desembocara en superar el nivel de adaptación del cuerpo, en traspasar la linea de la salud-lesión.

   Son esos casos que no se entiende “que ha ocurrido” con la lumbalgia de turno, cuando se ha hecho una planificación y preparación “perfecta”; o de esos problemas musculares que aparecen en esos momentos críticos de la temporada cuando la carga de trabajo es menor y antes se soportaba sin problemas. O al contrario, cuando existe un estado anímico perfecto, junto con una correcta alimentación y descanso, pero la preparación física es deficiente y aparece una lesión.

   Por tanto, el objetivo de la prevención será intentar reducir al máximo los niveles de estrés que están afectando en mayor medida a un deportista de tal manera que el cuerpo se mantenga siempre en unos límites donde tenga capacidad de adaptación al esfuerzo físico del entrenamiento y la competición.

 

Toni Tomé del OlmoToni Fener

 

Fisioterapeuta en clubes como: Voley Murcia, CAV Murcia, CV Tenerife, Fenerbaheçe Spor y de la Selección Española Absoluta Femenina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: